(Pulso-La Tercera) El precio de las materias primas, y en particular el del cobre, se ha visto muy afectados en las últimas semanas por la crisis sanitaria que se vive a nivel mundial.

Tras varias jornadas de caída, el metal rojo rozó los US$2 por libra la semana pasada y, aunque desde entonces se ha venido recuperando -este lunes cerró en US$2,16-, los niveles siguen muy por debajo de los considerados sanos para la industria, lo que se debe al deterioro de las expectativas económicas, fundamentalmente de China, el principal comprador de cobre.

Dado el actual escenario, la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) decidió actualizar su proyección de precios para este año, que en enero había sido de US$2,85 por libra. La nueva proyección, a la que Pulso tuvo acceso, es de US$2,4 la libra, es decir, 16% a la baja.

Como el promedio a la fecha del 26 de marzo fue US$2,58 la libra, esto implica que en el resto del presente año el promedio proyectado se debe situar en US$2,35 la libra. Para 2021, en tanto, se asume superada la crisis global de coronavirus, con una expansión de la demanda de cobre de China de 3,5%. Así, el precio promedio para el próximo año se ubicaría en US$2,90 la libra, bajo los US$2,95 estimados a comienzos de año.

Pero no todo es tan malo para el sector. Factores como el tipo de cambio y la baja del petróleo ayudarán a que los costos de producción disminuyan, lo que permitirá que, pese al menor precio, poco menos de un tercio de la industria se ubique por debajo de la línea de rentabilidad.

Producción mundial

La baja del precio afectará también a los competidores de Chile en el mercado minero. Según Cochilco, la oferta de cobre de mina disponible a nivel mundial es del 87,1% de la capacidad total, lo que se relaciona, por ejemplo, con la paralización de la producción en países como Perú y Argentina. En tanto, la oferta mundial de plata también está siendo menor, alcanzando el 82%, y en el oro el 92,2%; según cifras entregadas por Cochilco.

El comportamiento del precio del cobre comenzó a cambiar cuando en enero China confirmó que el coronavirus se transmite de persona a persona, generando respuestas negativas en los mercados financieros y de metales. La incertidumbre sobre la magnitud, alcance y potenciales contagios a otros países alarmaron a los inversores.

En esa instancia, el precio del cobre pasó de US$2,83 a US$2,53. Reflejo de esta situación fue la baja del Índice de Compras Gerenciales (PMI, por sus siglas en inglés) de la industria manufacturera, que se redujo en febrero a 40,3 puntos desde 51,1 puntos de enero (-21,1%), siendo el menor nivel desde que comenzó aplicarse la encuesta en 2004.