(Pulso-La Tercera) El Banco Mundial reveló este miércoles su informe de Perspectivas Económicas Globales en el que proyecta que el PIB de Chile registre una expansión de 2,5% este año.

La cifra supone un brusco retroceso en relación al pronóstico anterior de junio (3,1%), pero aun así es mucho más optimista que los cálculos de las autoridades económicas locales.

En su último Informe de Política Monetaria (IPoM), el Banco Central espera un crecimiento de entre 0,5% y 1,5% este año, mientras que el Ministerio de Hacienda proyectó una expansión de 1,3%.

El Banco Mundial dijo que su estimación “asume un mayor volumen de exportaciones de cobre después de interrupciones en 2019, una mejora de la confianza del sector privado a medida que se desarrollar las reformas y un impulso del estímulo fiscal”.

De cumplirse estas proyecciones, Chile se ubicaría en la medianía de la tabla entre sus pares de la región. El país crecerá a un ritmo superior al de Argentina (-1,3%), Brasil (2%), Ecuador (0,2%), y México (+1,2%), pero por debajo de Perú (3,2%), Paraguay (3,1%), Bolivia (+3%). Uruguay, por su parte, crecerá 2,5%.

La expansión para América Latina apunta a una expansión promedio de 1,8%. Esto “a medida que se consolide el crecimiento en las economías más grandes y se eleve la demanda interna en toda la región. Esta proyección depende de que el consumo privado se acelere y las inversiones crezcan”, indicó el informe.

El organismo advirtió que el deterioro en el crecimiento económico en China o el recrudecimiento de la disputa comercial entre el gigante asiático y Estados Unidos, son los escenarios de riesgos para la región.

“Este riesgo es particularmente alto para los países que dependen en gran medida de China como destino de sus exportaciones, tal el caso de Brasil, Chile, Perú y Uruguay”, señaló el organismo.

El Banco Mundial tampoco dejó pasar el fenómeno de la efervescencia social, expresada en violentas manifestaciones en varios países de la región como Ecuador, Colombia, Bolivia y el propio Chile.

“Las tensiones sociales de la región podrían prolongarse o extenderse geográficamente más de lo esperado, lo que generaría repercusiones económicas negativas. Las alteraciones vinculadas con los desastres naturales y los acontecimientos relacionados con el clima constituyen un riesgo persistente para la región”.

Por otro lado, la entidad espera que China, el mayor socio comercial de Chile se expanda un 5,9% este año y EEUU un 1,8% en 2020.